Guía para elegir un topper natural


Un complemento perfecto para mejorar el bienestar en nuestro equipo de descanso es el topper. Estos cubrecolchones naturales nos ofrecerán una mejora sustancial del sueño en particular y del descanso en general. Con una pequeña inversión podemos conseguir que nuestro colchón cambie radicalmente su comportamiento e incluso alargar unos años más su vida útil. En ekoideas hemos elaborado esta guía para ayudarte a comprender la utilidad de los toppers y para que escoger uno sea tarea fácil.




¿Qué es un topper?
Los toppers naturales (denominados también sobrecolchones o cubrecolchones) sirven para mejorar la comodidad de la cama y alcanzar mayor confort. Los toppers eliminan los puntos de presión facilitando el correcto riego sanguíneo, mejoran el tacto en la superficie del colchón y tienen propiedades termoreguladoras. Como cubrecolchones que son, los toppers también sirven para alargar la vida útil del colchón porque forman una barrera contra suciedad, líquidos, ácaros, etc.

Existen diferentes tipos de topper: desde los más finos (tipo sábana bajera gruesa) que sirven para mejorar el tacto y la suavidad, hasta verdaderas colchonetas de látex (de hasta 8 cm de grosor) que garantizan una adaptabilidad absoluta. Entre medio encontramos los toppers más comunes -de unos 3 cm de grosor- que mejoran tanto el tacto como la adaptabilidad del colchón. Tal como sucede con los colchones, edredones o almohadas naturales debemos fijarnos en que los toppers que se ofrecen como naturales dispongan de los sellos y certificaciones correspondientes que así lo acrediten.


Fundas y rellenos

Los toppers naturales solamente pueden estar fabricados de fibras orgánicas o ecológicas como la lana virgen (oveja, alpaca, yak, etc), el algodón orgánico, la seda salvaje, etc. Debido a su composición orgánica libre de tinturas, ni químicos añadidos, son ideales para personas con algún tipo de alergia. Además, repelen a los ácaros y evitan la proliferación de bacterias o pequeños insectos. Los toppers gruesos tienen una pieza de látex ecológico (u otro material) para formar un núcleo compacto que los hacen más adaptables.



La funda exterior, en su mayoría, es de algodón orgánico, aunque también pueden encontrarse toppers con la funda de vellón (lana de borreguillo), ofreciendo suavidad y bienestar durante el sueño. Dependiendo de la composición del relleno o la funda, el topper sirve para mejorar la absorción de la humedad y crear un microclima confortable.

En cuanto a la limpieza de un topper, entonces debemos fijarnos en la composición de los materiales, puesto que cada fibra requerirá un tratado específico. La lana virgen, por ejemplo, tiene propiedades de "auto-limpieza", es decir, simplemente aireando el topper volverá a recuperar sus cualidades sin tener que pasar por la lavadora.

Por otra parte, el látex ecológico y el algodón orgánico están recomendados para personas con SQM, un síndrome crónico relacionado con la exposición a productos químicos en muy bajas dosis.


Formas de sujeción

Los toppers se pueden sujetar al colchón de varios modos. Las sujeciones más comunes son mediante cintas elásticas o mediante esquinas ajustables con gomas en el contorno que permiten una adaptabilidad óptima al colchón. Otras formas de sujeción son mediante ataduras (cuerdas, ribetes, bandas. etc) o incluso con veta adherente (conocido comercialmente como Velcro). La ventaja de las sujeciones mediante cintas elásticas o esquinas ajustables es que son más fáciles de poner y quitar.


Toppers gruesos y toppers finos

Como decíamos, podemos dividir los toppers en función de su grosor. Un topper fino no otorga las mismas cualidades que un topper medio o grueso. Cada tipo de topper se adaptará a unas u otras necesidades.

Finos: similares a una funda o sábana bajera.
La principal función de los toppers finos es la de mejorar el tacto y regular la temperatura de la cama. Un topper fino de lana sobre un colchón hará que el durmiente sienta mayor bienestar al deslizarse sobre el mismo. Además, dicho topper permitirá acumulación térmica sobre la superficie para sentirse más caliente. Un topper fino de borrego puede usarse en invierno y quitarse en verano.

Medios: De 2 a 4 cm de grosor. Mejoran tanto la adaptabilidad como el tacto. Este tipo de toppers suelen utilizarse todo el año. Al tener relleno, la funda acostumbra a estar fabricada de algodón. Dormir sobre un topper medio significa ganar comodidad y confort sin tener que invertir mucho dinero.

Gruesos: una especie de colchoneta. Fabricados con un núcleo de látex natural, espuma fría, etc. Tienen más de 7 cm de grosor. Su función principal es sobretodo mejorar la adaptabilidad, por eso, están recomendados para personas que encuentran excesivamente duro el colchón, o que duermen sobre uno que empieza a ser viejo. Los toppers gruesos requieren una inversión mayor pero el resultado es parecido a estrenar un nuevo colchón.

En ekoideas solamente encontrarás toppers y cubrecolchones fabricados con materiales 100% naturales con su correspondiente certificación ecológica. Los toppers de nuestra tienda pueden sujetarse con cintas elásticas o mediante esquinas ajustables. Los núcleos de los toppers gruesos son de látex natural sin tratamientos químicos. A continuación te detallamos todos nuestros modelos en función del grosor.


Toppers naturales según grosor:







Finos

Medios


Gruesos










Iris Naturalia
Irati Naturalia
Lyocell Impermeable
Sondrio Light


Cesena Light
Cesena thik cintas
Cesena thik ajustable
Padua
Firenze
• Sondrio thik
 


Ayora
Isabella
Latoia

Nuba




Para acceder a la sección de toppers y cubrecolchones naturales de ekoideas pulsa aquí.